8 de marzo de 2012

Recordando el terremoto de Japón de 2011: Un año después

Epicentro del terremoto de Japón del 11 de marzo de 2011 -
EarthObservatory / NASA
Se cumple un año del terremoto de Tohoku de 9 grados de magnitud que sacudió Japón. Ese 11 de marzo de 2011 ya quedará en la memoria por las imágenes que se vieron del tsunami que le siguió, tal y como sucedió unos años antes en los países del Índico. En total 15.854 muertos y 3.271 desaparecidos, además de unos 6.000 heridos. El total de daños ascendería a 156.500 millones de euros.

El movimiento sísmico tuvo una duración de, al menos, entre 3 y 5 minutos y rompió un área de unos 300 km de largo por 80 de ancho. Tuvo 3 fases de ruptura y si todos los seísmos que se produjeron en la zona en los siguientes 25 minutos hubieran tenido lugar como parte del mismo evento, el terremoto de Japón habría alcanzado los 9'4 grados de magnitud. Además, estuvo precedido unos días antes de varios seísmos precursores, de los que el mayor alcanzó 7'2 grados de magnitud.


Incendio en Tokyo como
consecuencia del terremoto de Japón
-
Genshiro (modificado por César)
Consecuencias del terremoto de Japón del 11 de marzo de 2011


La primera consecuencia del 'Gran Terremoto del Este de Japón' fue el miedo que le siguió, las construcciones que cayeron y los incendios que se originaron. A continuación llegó el temor a un tsunami, que efectivamente se produjo, llegó a alcanzar en algunos puntos hasta 40 metros de altura, se internó hasta 10 km en tierra y atravesó el océano Pacífico afectando a prácticamente todas las costas pacíficas en mayor o menor medida.

Fuera de Japón, la ola gigante fue mucho menor. Aún así, el tsunami llegó hasta los 3 metros en Crescent City, California, y superó los 2 metros en Rusia, Indonesia, Ecuador y Chile. Así, los daños del tsunami no se quedaron sólo en Japón y las evacuaciones preventivas fueron comunes durante las horas siguientes al terremoto en multitud de países del Pacífico.

Alturas del tsunami de Japón en las costas del océano
Pacífico - NOAA

Numerosas casas y barcos fueron destruidos o sufrieron daños en lugares como California, Oregon y Hawaii en Estados Unidos, Pisco en Perú, Jayapura en Indonesia, las islas Galápagos en Ecuador o Dichato e isla Chiloe en Chile. Además, como consecuencia de la ola generada por el terremoto de Japón murió una persona en Jayapura (Indonesia) y otra en Crescent City (California, EEUU).

Alturas del tsunami de Japón de 2011 por países

Estas son las alturas máximas del tsunami de Japón por países (los datos se han obtenido de la NOAA):
  • En Japón la altura máxima del tsunami superó los 40 metros. Por regiones la máxima altura del maremoto fue de 22'2 metros en Miyagi, 21 metros en Fukushima, 10 metros en Ibaraki y hasta 40'5 metros en Iwate. Abajo se puede ver un vídeo del tsunami en la ciudad de Kesennuma.
  • Estados Unidos: En Alaska la altura máxima del maremoto fue de 1'57 metros en la isla Shemya, en California alcanzó 3 metros en Crescent City, en Oregon el tsunami llegó a los 2 metros en Port Orford, en Washington alcanzó 70 cm y en Hawaii llegó a los 2 metros en Maui.
  • En Indonesia las olas más grandes llegaron a los 2'8 metros.
  • En Rusia la altura máxima llegó a 2'5 metros en las islas Kuriles.
  • En Ecuador el maremoto alcanzó los 2'26 metros en las islas Galápagos y hasta 1'6 metros en el territorio continental.
  • En Chile la altura máxima del tsunami se registró en Arica con 2'45 metros. En Coquimbo el mar ascendió hasta los 2'42 metros, en Caldera hasta los 2'14 metros y en Talcahuano hasta los 2'09 metros.
  • En México, Manzanillo fue dónde se alcanzó la altura máxima, 1'7 metros.
  • En Perú el máximo registrado alcanzó 1'5 metros en Pisco.


 

El terremoto de Tohoku, en Japón, fue uno de los mayores seísmos del mundo

El terremoto también provocó cientos de incendios, daños en carreteras, en al menos 78 puentes y en 29 vías de tren. También generó más de 200 deslizamientos y en numerosos lugares, como Chiba o Tokyo, se produjo un fenómeno que acompaña a los grandes seísmos, la licuefacción del terreno. Otra de las consecuencias del seísmo de Japón de 2011 fue que la zona del Este de la isla de Honshu de Japón se hundiera hasta 1'2 metros en la península de Oshika, que la isla de Honshu se desplazara hasta 2'4 metros hacia el Este y que se produjeran movimientos horizontales de mayores de 30 metros en la zona epicentral.

Las réplicas se sucedieron por cientos en los meses siguientes y aún hoy se producen. Una de las más fuertes se produjo nada más comenzar 2012. El 1 de enero una réplica de 6'8 grados afectó de nuevo a la región.

El del 11 de marzo de 2011 fue uno de los mayores terremotos registrados en el mundo. Más concretamente, el seísmo de Japón, con sus 9 grados de magnitud, se situó en el cuarto puesto de mayores terremotos registrados. Esto llegó con cierta sorpresa, ya que no se pensaba que la zona en que se produjo el movimiento sísmico pudiera generar terremotos tan grandes. Sin embargo, sí existía un precedente. En el año 869 un seísmo parecido generó un tsunami similar al de 2011 en la región.

El gran terremoto del Este de Honshu, en Japón, provocó un accidente nuclear en Fukushima

Trenes arrastrados por el tsunami en Onagawa (Miyagi, Japón)
- CC-by-sa ChiefHira
El terremoto y tsunami de Tohoku también provocaron uno de los mayores desastres nucleares de la historia al dañar la central nuclear Fukushima I. Al menos otras 4 centrales nucleares más tuvieron daños de diferente magnitud, pero los que se produjeron en Fukushima I, especialmente por el tsunami de al menos 13 metros, provocaron que el accidente nuclear de Fukushima I haya sido catalogado como de nivel 7 en una escala de 0 a 7. Anteriormente, sólo el accidente de Chernobyl había tenido esa clasificación.

Durante los meses posteriores al gran seísmo de Japón se conocieron más detalles sobre el accidente nuclear y sobre la posibilidad que existía de que un tsunami de estas características afectara a las plantas nucleares.

La central nuclear Fukushima I se diseñó teniendo en cuenta un posible maremoto de unas determinadas características y se construyó un muro de 5'7 metros. En 2008 un informe de la compañía TEPCO (propietaria de las centrales de Fukushima) alertaba de la posibilidad de que la central nuclear de Fukushima I sufriera un maremoto de hasta 10'2 metros, basándose en la información sobre un terremoto de 1896. También se comentaba en el informe que si se produjera un tsunami de 15 metros se inundarían los reactores. En Fukushima I el mar se elevó al menos hasta los 13 metros. Si se hubiera tenido en cuenta esta información se podrían haber puesto los medios necesarios para evitar el desastre, sin embargo los directivos de TEPCO no tuvieron en cuenta el informe y lo calificaron de irreal.

Japón se recupera poco a poco del terremoto y tsunami de 2011

Ahora, un año después del terremoto de Tohoku, Japón sigue el camino de la recuperación. Muchos de los escombros están siendo reciclados y reutilizados para la reconstrucción, algo que ha sido calificado por la ONU como 'muy alentador'. En algunos sitios la vida ha vuelto a la normalidad, más o menos. En otros, la gente trata de rehacer su vida y reconstruir lo que el seísmo destruyó y lo que el mar se llevó. Podéis ver la comparativa de imágenes entre el post-terremoto-y-tsunami y 11 meses después haciendo clic aquí.

Mientras, las investigaciones entorno al terremoto y tsunami se han ido sucediendo durante los últimos meses, y continuarán apareciendo otras. Cabe destacar que el tsunami de Japón de 2011 ha sido el más monitorizado. Se pudo ver como llegaba a la costa en directo por televisión (y a varios países) y su avance por el mar quedó registrado en las decenas de boyas existentes en el océano Pacífico.

video

El tsunami de Japón fue el más monitorizado en la historia

El tsunami ha sido el primero que se detectó en mar abierto con una amplitud de onda superior a 1 metro (llegó a alcanzar más de 1'5 metros en varias boyas cercanas a Japón), lo que sería el primer megatsunami registrado en alta mar. Esto no sucedió con el maremoto de Sumatra de 2004, ya que el océano Índico no contaba con un sistema de alerta entonces.

Entre las investigaciones destaca la de Kosuke Heki que halló una posible conexión con un aumento del número de electrones en la ionosfera justo sobre el epicentro del terremoto de Japón. Si realmente existiera una relación entre los grandes terremotos y la alta atmósfera podría ayudar a la predicción de los grandes movimientos sísmicos. También resultan curiosos los sonidos del terremoto de Japón.

El gran terremoto de Tohoku ha provocado un cambio en las ideas que existían sobre este tipo de grandes seísmos. Antes se pensaba que solo algunas zonas de subducción (aquellas más jóvenes) podían generar estos movimientos sísmicos masivos. Japón ha demostrado que pueden ocurrir en cualquier zona de este tipo.

Investigaciones sobre el terremoto de Japón

Intensidad del Gran Terremoto del Este de Japón
y zonna afectada por la ruptura del 11 de marzo
de 2011 - USGS
Al mismo tiempo se han realizado otras investigaciones sobre predicción de terremotos. Con los datos del gran terremoto de Tohoku y sus réplicas, investigadores de la Universidad de Tokyo han hallado que la posibilidad de que la capital de Japón sufra un gran terremoto, como el gran seísmo de Kanto de 1923, se ha incrementado tras el movimiento sísmico del 11 de marzo de 2011. Apuntan a que Tokyo sufriría un fuerte seísmo antes de 2016 con una probabilidad del 70%. Anteriormente esta misma probabilidad se barajaba para los siguientes 30 años, pero ahora habría un 98% de posibilidades de que se produzca un gran terremoto en Tokyo antes de 30 años.

Además, el terremoto de Japón del 11 de marzo de 2011 pudo haber provocado un aumento de tensiones en las secciones adyacentes de la fosa de Japón, la zona de subducción donde tuvo lugar el seísmo, y en otras zonas próximas, como las fallas cercanas a Fukushima.

A un año vista de uno de los mayores terremotos registrados en el mundo, más de 340.000 personas siguen desplazadas de sus casas. Algunas de ellas no podrán volver al lugar en el que vivían por culpa de la radiactividad. Otras lo harán cuando vuelvan a tener un hogar. Mientras tanto, Japón trata de regresar a la normalidad y a la continua espera del siguiente 'big one'.

Zonas inundadas tras el tsunami de Japón de 2011 - EarthObservatory / NASA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...