23 de julio de 2012

Formación y origen de Islandia

Sistema volcánico de Islandia - CC-by-sa Pinpin

La formación de Islandia se remonta millones de años. Esta isla volcánica es parte de la dorsal oceánica que recorre el Atlántico de norte a sur y bajo ella se sitúa un punto caliente.


Islandia es un país en el que la geología toma un protagonismo especial. Situada en la zona más septentrional del océano Atlántico, la isla se yergue desde las profundidades del mar, alcanzando altitudes de hasta 2.000 metros, pero ¿por qué hay tantos volcanes en Islandia?, ¿cuál es el origen de esta isla?

Islandia, un país de volcanes 

Este país nórdico cuenta con más de 200 volcanes activos, una cifra bastante alta dada su superficie total, y decenas de lugares con alta actividad geotérmica. Islandia es el país más volcánico del planeta. Esta gran densidad de volcanes se debe al propio origen y formación de la isla. Islandia se encuentra en el Atlántico Norte y forma parte de la dorsal oceánica que recorre el océano Atlántico desde el sur hasta el norte por su parte central.  

Cuál es el origen geológico de Islandia 

Es, así, parte de una inmensa cordillera submarina que se alza desde los fondos oceánicos y que supone la separación entre las placas litosféricas de un lado y otro del Atlántico. Esta separación que se produce en las dorsales oceánicas conlleva una gran actividad volcánica, en estos márgenes de placas, al ascender magma astenosférico, aquel que procede de profundidades de hasta unos 250 kilómetros, en las proximidades de estas grandes fracturas.
El origen de Islandia está en los volcanes - CC-by Boaworm

La geología de Islandia está marcada, por tanto, por la divergencia de las placas y el ascenso del magma en este punto. Esta es una de las causas de la actividad volcánica y sísmica. Así, en la isla se produce la separación de la placa Norteamericana y la placa Euroasiática. 

Por qué hay tantos volcanes en Islandia 

Además, aquí se suma otro fenómeno geológico y es que Islandia se sitúa sobre un punto caliente, como lo son también los de Hawái y Yellowstone. De esta forma, el ascenso de magma astenosférico se suma al ascenso de magma procedente de zonas más profundas que pueden llegar al límite entre el núcleo y el manto (a unos 2.900 kilómetros de profundidad), que son las que originan los puntos calientes.

La huella de esta pluma mantélica se puede observar en las rocas volcánicas de hace unos 60 millones de años que aparecen en Groenlandia y en las costas del norte de Irlanda y Escocia. También se puede seguir su recorrido a través de las cordilleras que conectan estas islas con Islandia.  

Un punto caliente bajo Islandia 

Con el paso del tiempo el Atlántico Norte se fue abriendo y el océano se expandió en este lugar, separando América y Europa, pero las erupciones continuaron en este punto y junto a la erosión acabaron conformando el relieve actual de esta enigmática isla.

La dorsal mesoatlántica pasa por Islandia - USGS
En la actualidad, el punto caliente de Islandia se sitúa debajo del volcán Vatnajökull, en el sur de la isla, mientras que el límite que separa América del Norte de Europa se encuentra hacia el oeste y el norte de este punto. El límite entre ambas placas divide a este país nórdico en dos desde la península de Reykjanes en el oeste, pasando por el rift de Thingvellir, atravesando la zona central de la isla y llegando hasta las costas del noreste de Islandia, donde se encuentra una de las provincias volcánicas del país.

Así, la suma de estos dos fenómenos geológicos, las dorsales oceánicas y el punto caliente, son los causantes de la gran actividad volcánica de la isla nórdica, que se refleja en los fenómenos geotermales, los terremotos y la gran cantidad de volcanes que aparecen por todo el territorio de Islandia.

3 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...